El protocolo y otros apuntes en las bodas.

Hace unos años hice el curso de Protocolo de la Comunidad de Madrid.  Me gustó muchísimo y me ha sido muy útil en muchas ocasiones en las que tuve que organizar las RR PP de muchos y variados eventos.  Ahora cuando veo en revistas las bodas, me quedo bastante sorprendida con la falta de conocimiento sobre el protocolo a seguir.  Si el protocolo no existiera, los políticos irían en shorts y camiseta al Congreso…. pero nos deben un respeto, representan a los ciudadanos y se les debe exigir una imagen.

Considerar el protocolo obsoleto me parece erróneo, existe hace mucho tiempo y aunque puede actualizarse según evoluciona la vida, hay cosas que tienen mucha lógica y mucho sentido común. Consultar a un experto siempre es lo mejor, dá mucha seguridad y no es muy difícil seguir una serie de pequeñas pautas que hacen que todo fluya y no se produzcan confusiones innecesarias, que te hagan sentir mal o arruinen el trabajo hecho.

Tengo la sensación, a menudo,  de que en lugar de ir a la Iglesia a recibir un Sacramento, estamos pensando en pisar la alfombra roja de un festival de cine……Hay novias que se lo echan todo encima, con diseños poco propios para entrar en un templo. Si lo que se desea es dar la campanada, (que me parece muy bien, vivimos en democracia), habría  entonces que elegir otro lugar de celebración. La Iglesia en un lugar Sagrado y creo que hay que acatar las normas. Con ésto no quiero decir que haya que ir como monjas…pero sí de una manera elegante.  Los escotes por delante y por detrás están, para mi, de más. Personalmente cuanto mas sobria y elegante va una novia, más me gusta, pero comprendo que no es fácil acertar sino se tiene claro lo que realmente nos favorece. Un estudio morfológico de la persona ayuda a conocer nuestro cuerpo REAL, no como nos imaginamos que es. El análisis del color es otra prueba, que se hace una vez en la vida y que nos permite saber cuáles son los colores excelentes para situarlos cerca del rostro.

Nos podemoss poner lo que deseemos, pero cerca del rostro sólo deberíamos situar los EXCELENTES. Ej: Un traje pantalón gris marengo puede favorecer mucho con un top o camisa verde manzana o rosa …. la clave está en el color adecuado para cada persona y momento.

Con respecto a las invitadas, entre las que suele haber mujeres y chicas jóvenes muy guapas, existe a veces la creencia de que todo vale. A mediodía, por ejemplo, NO TODO vale.

No valen:  Los encajes, los guipures, las gasas, los trajes largos, los  brillos, las pailletes, plateados, dorados, ni terciopelos con pamelas de paja o dichas pamelas con estolas de piel.... what the hell is that?  Nada que llame la atención desmesuradamente. Es el día de la NOVIA, es ella la que tiene el protagonismo y es maravilloso ver a las invitadas con sombreros y tocados de mil colores, PERO,  teniendo en cuenta siempre que son invitadas, no protagonistas.

Con respecto al color negro en las bodas, yo personalmente NO soy partidaria, prefiero el azul noche, el azul marino, el azulgris, el berenjena o el morado oscuro….. Sin embargo , en un artículo que he leído en alguna parte, tal vez sea el VOGUE inglés,  se dice:

SI al negro en las bodas de tarde/noche, siempre y cuando llevemos un vestido especialmente bueno y bonito, con accesorios que lo alegren, con bolso y zapatos con color. SI al negro, pero que no se vea la piel por todas partes (escotes, aberturas en la espalda, en las piernas). Aplicar una barra de labios roja es importante y finalmente bisutería dorada o joyas en oro.  

NO AL NEGRO PARA BODAS EN VERANO y AL FRESCO…. (a la que vive en Sevilla, Córdoba o  Marruecos…no le hace falta leer estos últimos consejos…si los siguiera sería ya,  chocolate a la taza!!!

Aquí me teneis en una boda en el Puerto de Santa María.

El tocado es de Conchitta Sombreros.

El traje es un diseño muy sencillo que me mandé hacer en Shanghai hace unos años